¡YA PODEMOS AVANZAROS ALGO DE CONTENIDO!

Queridos amigos,

Nuestros colaboradores están trabajando como leones, para explicar todos y cada uno de los detalles, trucos y matices que han ido aprendiendo, en toda una vida de Belenismo, para hacer las auténticas obras de arte que salen de sus manos,

Hoy tenemos el placer de haceros llegar este pequeño avance, que lo disfrutéis, y como es decimos todos los días, ¡no dejéis de compartirlo!

AVANCE DE CONTENIDO. LUIS POZUELO MASCARAQUE

[…]

Un día, hablando de los belenes de corcho y musgo, un amigo me hizo esta pregunta:

“¿Cómo solucionar, el tapar las grietas o los agujeros que deja el corcho cuando se hace una cueva en su interior?, ya que no es lógico taparlo con musgo. Porque en el interior de una cueva no entra la luz y por lo tanto no puede haber fotosíntesis.”

Me quedé un poco perplejo por la pregunta pero, después de pensarlo un rato, se me ocurrió contestarle así:

“Se me ocurren tres posibles soluciones para aclarar tus dudas, alguna te podrá valer, supongo:

luispo01 1ª.- Aspectos técnicos:

Puedes reducir al máximo las oquedades, bien aplicando la técnica de relleno a base de estuco de escayola, cola, agua y serrín de corcho, bien mediante la aplicación de trozos más pequeños de corcho que encajen en las grietas, o bien solapando las placas de corcho en lugar de yuxtaponerlas (en este caso es conveniente que las piezas sean más delgadas.

2ª.- Aspectos biológicos:

Normalmente cuando reproducimos cuevas o grutas, no estamos hablando de cavidades demasiado extensas y mucho menos de grandes simas (eran cuevas de pastores y no de espeleólogos). En este tipo de cuevas que representamos, nos encontramos tres zonas bien diferenciadas: la zona externa, sometida a la acción directa de la luz y de la lluvia, donde puede existir cualquier tipo de planta y así, en este tipo de belenes populares, aparecen gran cantidad de plantas, hierbas y flores, la zona de entrada de la cueva, que comienza justo donde la lluvia no llega directamente pero sí que recibe la luz por lo que se pueden producir una gran cantidad de plantas por lo que el musgo es perfectamente válido y por último, la zona interior, en la que la luz llega de una forma indirecta pero que aún así es capaz de albergar ciertas plantas que no requieran mucha luz, que también las hay. Algo distinto pasaría en una cueva más profunda pero, repito, no debe ser el caso en una cueva de pastores.

luispo023ª.- Aspectos espirituales o poéticos:

De los tres aspectos referidos, este, quizá sea el que a algunos (sobre todo a espectadores, aunque también a algún belenista) les costará más comprender y está basado en Juan 8,12, “Yo soy la luz del mundo, y el que me sigue no anda en tinieblas” …, y digo yo, ¿cómo no va a existir fotosíntesis en un lugar donde está la LUZ?,… quiero decir con esto que un belenista tiene que ser capaz de producir sentimientos donde otros sólo tienen sensaciones y para eso, todo es posible.

Y él me contestó:

“Gracias Lui por las soluciones. Me quedo con la última, por ser la más original, natural y lógica, je, je,je. Además, para qué nos vamos a calentar la cabeza, je, je, je.”

Y es que mi amigo, además, es un buen Belenista.

Pero luego estuvimos hablando de aspectos técnicos y salió el tema de la masilla de relleno para tapar las oquedades.

El caso es que ese sistema lo había visto por primera vez a través de algún belenista italiano y al principio no le dí demasiada importancia porque entendía que se alejaba del tipo de belén tradicional al que yo estaba acostumbrado.

Sin embargo, me pareció útil para obras que luego no había que deshacer como por ejemplo, un diorama. […]